Archivos para febrero, 2012

Se trata de un seguro por el que el Asegurador se obliga, previo pago de la prima estipulada, a satisfacer el reembolso de los gastos médicos hospitalarios causados por la hospitalización del Asegurado en los términos definidos en las Condiciones Generales y Particulares del contrato de seguro (suma asegurada en fracciones de 5.000 € y hasta 60.000 €).

 

Serán a cargo del Tomador/Asegurado el 10% del total de gastos hospitalarios ocasionados, -siendo este porcentaje la franquicia aplicada-, corriendo a cargo del Asegurador el 90% restante hasta el límite máximo de indemnización fijada en las Condiciones Particulares.

 

Quedan incluidos los siguientes gastos, a título enunciativo:

 

  • Gastos derivados de la asistencia prestada al Asegurado durante la hospitalización para su tratamiento médico o quirúrgico.
  • Gastos de cirujanos.
  • Gastos de ayudantes.
  • Gastos de anestesistas.
  • Gastos de quirófano.
  • Material.
  • Medicamentos.
  • Estancia en UVI.
  • Visitas médicas realizadas en el propio centro hospitalario.
  • Gastos complementarios a la hospitalización: habitación, manutención…
  • Gastos generales de enfermería.

 

Quedan incluidas dentro de las prestaciones del contrato las prótesis internas, tales como: válvulas cardíacas, marcapasos, prótesis de cadera, prótesis de by pass vascular y prótesis internas traumatológicas.

 

Aspectos clarificadores:

 

Libre elección médica mundial, sin cuadro médico.

No precisa autorización previa del Asegurador para su utilización.

• El Asegurado deberá estar internado en un centro hospitalario en condición de paciente durante un período mínimo de 24 horas, dictaminado por prescripción de un médico.

No existen límites intermedios, siendo el capital pactado el único límite del contrato para cada anualidad, tanto para un proceso determinado como para el conjunto de todos los procesos ocurridos en la misma anualidad.

 

Garantías complementarias/voluntarias

 

Pruebas complementarias de diagnóstico:

 

Serán pruebas de tipo analítico, de radiodiagnóstico o de anatomía patológica complementaria a la exploración física y visual practicada por prescripción médica, al objeto de reconocer o investigar el diagnóstico de una afección como consecuencia de una enfermedad o accidente, aunque no precise ésta hospitalización del asegurado. (TAC, Scaner, RMN,  Mamografia,..)

La suma máxima asegurada para cada prueba asciende a 1000 €, siendo de aplicación una franquicia del 10% del importe de cada prueba que correrá a cargo del Tomador/Asegurado.

La suma máxima asegurada en cada anualidad para pruebas de diagnóstico es de 5000 €.

Se establece un período de carencia de 6 meses para enfermedad y efectos inmediatos por causa accidental.

 

 Extensión de cobertura para riesgos deportivos

 

Estará cubierta bajo pacto expreso, la práctica de cualquier deporte con carácter profesional, o aún sin ese carácter, como consecuencia de la participación en competiciones deportivas.

 

Extensión de cobertura a recién nacidos

 

Se extenderá la garantía principal de reembolso de gastos hospitalarios a los hijos recién nacidos, los cuáles podrán ser inscritos en la póliza de sus padres, comunicando éstos su inclusión en el plazo de 7 días hábiles contados a partir del nacimiento.

Se requiere que el alta de la madre en la póliza, haya tomado efecto con al menos 12 meses de antelación al nacimiento.

 

Tal y como se indica anteriormente existe una franquicia del 10% de los gastos así como alguna exclusión y franquicia temporal (mas menos coincidente con las que nos podemos encontrar en cualquier seguro medico; necesario analizar antes de una posible contratación)

 

En resumen (y salvando las distancias que evidentemente son muchas) nos podemos encontrar con el “hijo pequeño” de un seguro de salud. Lo que sí que hay que tener claro son los límites cuantitativos ya que en ciertos casos la cobertura se puede quedar corta y, tener que pagar el asegurado porcentajes más elevados que los previstos en la propia franquicia.

 

Anuncios

El valor del bien asegurado se debe hacer considerando el coste de reconstrucción o reparación del mismo, con los mismos materiales, suponiendo que se produjera una destrucción total.  NO SE PRETENDE POR TANTO ASEGURAR POR EL VALOR REAL DE COMPRA O VENTA DE LA VIVIENDA o atendiendo a la oferta y la demanda en una hipoteca, ya que lo que se pretende es asegurar el valor de reconstrucción, no el valor del mercado. El asegurador nunca indemnizara por el valor en el mercado de su vivienda sino únicamente por el valor de reposición, que es muy inferior sobre todo porque no se incluye la valoración del terreno (a no ser que expresamente se utilice otro sistema de valoración en la póliza; cuestión no habitual por otra parte). Por ejemplo, las estimaciones medias o normales que suelen aplicar las compañías, son las siguientes (por metro cuadrado de construcción): a) Piso normal: 650 euros por m²  b) Unifamiliar/adosado normal, o piso de lujo: 750 euros por m² c) Unifamiliar/adosado de lujo, chalet: 900 euros por m²

Para evitar que los inquilinos dejen de pagar el alquiler, el propietario de la vivienda puede demandarles tras el primer mes de impago y sin necesidad de que se acumulen más impagos.
> Eso sí, se aconseja intentar antes lograr un acuerdo mediante la vía de un aviso previopor vía amistosa (pero demostrable). Es decir, antes se debe realizar el envío de alguno de los siguientes documentos:- Un burofax al domicilio de la vivienda alquilada a través de correos y con acuse de recibo y certificación de contenido.

– Un telegrama con los mismos requisitos.

– Un aviso por vía notarial.

> En este aviso previo se debe incluir la cantidad pendiente a pagar y también se debe incluir un plazo suficiente desde que se comunica el aviso para que se realice el pago. Una vez vencido el plazo, si el inquilino no ha pagado ni se ha llegado a un acuerdo amistoso entre ambas partes, el propietario puede iniciar ya el procedimiento judicial de reclamación. Este procedimiento se llama “Desahucio por falta de pago”  más conocido en  la prensa como “desahucio expres”.
> Es un procedimiento en el que se piden dos cosas:– Que se pague la deuda.

– Que se desahucie al inquilino si no paga la deuda.

> Para este tipo de procedimientos se necesita además de un abogado un procurador, con lo que se se aconseja que después de enviar el burofax u otra comunicación, el propietario busque un abogado especialista en temas de alquiler para que lo prepare.
> Las principales características del procedimiento son:

  • – La demanda se presenta en los juzgados de primera instancia del domicilio de la vivienda alquilada.
  • – El juzgado notificará en el domicilio de la vivienda alquilada a no ser que en el contrato se haya indicado otro domicilio (si no se logra contactar con el interesado en una segunda vez se publicará por edictos).
  • – El inquilino puede pagar tanto la deuda inicial como las mensualidades, en cualquier momento antes de la vista del juicio.  En este caso, el procedimiento de desahucio se paraliza excepto en dos casos:
      • 1º, que sea el segundo procedimiento de desahucio por falta de pago de ese inquilino.
      • 2º, que entre la recepción del burofax o comunicación fehaciente y la fecha en que se puso la demanda de desahucio haya pasado más de un mes sin que el inquilino haya intentado pagar la deuda en ese plazo.
  • – Por tanto, si no se paga la deuda o si se paga, pero con alguna de las dos excepciones vistas arriba, el procedimiento acabará en el desahucio del inquilino. Este desahucio será forzoso si el inquilino no abandona la vivienda voluntariamente lo cuál supondrá las siguiente medidas:
    • – el juzgado señalará una fecha en la que acudirá el abogado del arrendador con el oficial del juzgado.
    • – si el inquilino no se marcha voluntariamente se hará un segundo intento al que se acudirá con la fuerza pública.
  • – Por último, si el inquilino no abona la deuda, se realizará la investigación de su patrimonio para el embargo de las cantidades que puedan cubrir la deuda, más los intereses de demora que se generen y las costas del procedimiento si el juzgado así lo considera (las costas son los gastos de abogado y procurador del propietario del piso alquilado).
> Este es el procedimiento normal que establece la ley, pero que dependerá en función de lo que se indique en el  contrato de alquiler. El contrato puede establecer como solución a los conflictos otra vía, como la del  arbitraje. En ese caso el arrendador deberá dirigirse al organismo de arbitraje al que se han sometido en el contrato para reclamar la falta de pago.
> La ventaja principal del arbitraje es que no se necesita abogado ni procurador para el trámite inicial (eso no quiere decir que no siga siendo aconsejable la intervención de abogado para asesorar al propietario, pero ya no será obligatorio por ley al menos en la primera parte).
> El procedimiento arbitral acaba con un “laudo”, que es la resolución del árbitro y que sería el equivalente a una sentencia. Ahora bien, si el inquilino no cumple lo que dice el laudo (no se marcha de la vivienda o no paga voluntariamente la deuda) habrá que acudir al juzgado para pedir la ejecución forzosa tal y como se a explicado más arriba.
> En cualquier caso, es importante tomar algunas precauciones para evitar tener que hacer uso del desahucio. Podemos:

  • – Contratar un seguro de protección jurídica de arrendador que cubra desde la designación del abogado y procurador para el tramite hasta incluso las mensualidades impagadas por el inquilino
  • – Exigir un aval bancario
  • – O establecer una cantidad como depósito en garantía adicional suplementaria a la fianza mínima obligatoria que, recordemos, para vivienda es de una mensualidad de renta.

@ARAG_Es

PROMOCION PACK EXPERIENCIA

Publicado: 10 de febrero de 2012 en PROMOCIONES, SEGUROS
Etiquetas:, , ,

Participa en esta promoción.  Solamente tienes que hacerte fan de nuestra pagina de facebook  (www.facebook.com/vfrancesbroker) y participar en la promoción.